Reencuentro con viejos conocidos para Brasil en Qatar 2022

Reencuentro con viejos conocidos para Brasil en Qatar 2022


El sorteo de la Copa Mundial de la FIFA 2022, que se celebró en tierras cataríes, resultó una experiencia que a Brasil le pareció haber vivido ya anteriormente. Y es que la selección canarinha compartirá grupo con Serbia y Suiza, dos equipos que se encontró en la primera ronda de Rusia 2018, y con Camerún, a la que ya se enfrentó en Brasil 2014.

Si se cuenta el historial de la antigua Yugoslavia en competiciones de la FIFA, la de Catar será la sexta vez que la selección sudamericana se enfrente a Serbia en una Copa Mundial de la FIFA. Suecia, que se ha cruzado con la Seleção en siete ocasiones, es el único combinado que atesora más experiencia contra los brasileños en la historia de la competición.

El último duelo con la escuadra balcánica data de 2018, cuando Brasil se impuso por 2-0 gracias a los goles de Paulinho y Thiago Silva.

La escuadra verdeamarela llega a la cita catarí con un balance favorable en sus choques mundialistas con Serbia. Brasil solo salió derrotada la primera vez que se enfrentó a la entonces Yugoslavia, que en 1930 se impuso al cuadro sudamericano por 2-1. Los enfrentamientos posteriores entre ambos contendientes se saldaron con 2-0 para los brasileños en 1950 y con empates a 1-1 y a 0-0 en 1954 y 1974, respectivamente.

Por su parte, Suiza se verá las caras con Brasil por tercera vez en una Copa Mundial de la FIFA. En 2018, la escuadra europea se reveló como uno de los rivales más complicados de la selección brasileña, que no pasó de un empate a 1-1 en el duelo con los helvéticos. El primer choque mundialista entre ambos equipos se remonta a 1950 y se saldó con empate a 2-2. En otras palabras, hablamos de una rivalidad que no conoce todavía ganador en la historia de la competición. “Vi el partido de Suiza contra Italia, que se jugó poco después de un encuentro nuestro en la fase de clasificación. Los suizos marcaron el 0-1 al poco de empezar y estuvieron a punto de ponerse 0-2, pero Italia logró antes del descanso el tanto del que sería el empate definitivo. El cuadro helvético demostró un nivel altísimo, y nosotros necesitaremos nuestra mejor versión si queremos salir airosos del envite”, apuntó tras el sorteo Tite ante los micrófonos del medio brasileño Globo.

Entretanto, Camerún es un rival que trae buenos recuerdos a Brasil. No en vano, la selección canarinha se impuso por 3-0 al conjunto africano en Estados Unidos 1994, el certamen en el que los brasileños conquistaron su cuarto título mundialista. En 2014, Neymar y compañía se deshicieron de los cameruneses por un incontestable 4-1. Podría haberse dado el caso de que Brasil se enfrentase a selecciones con las que nunca se ha cruzado en la Copa Mundial de la FIFA, como Canadá, Corea del Sur o Senegal, pero no ha sido así y la coincidencia de encontrarse con las mismas selecciones que en ediciones recientes no pasó desapercibida para Tite. “No se trata de rivales nuevos, al menos en cuanto a nombres. Todavía tengo que estudiarlos bien, pero hablamos de un Mundial y el grado de dificultad siempre va a ser elevado”, declaró a Globo el seleccionador brasileño.